Marble Surface

Hablemos de Maternidad?



Mi hija simplemente llegó.

No fue planeada, rezada, pedida o así como llamada desde arriba para que me convirtiera en su madre.

Mi hija estaba ahí en medio de mi útero cuando menos lo pensé y como nunca lo imaginé.

No nació de una relación amorosa soñada.

Mi gestación fue como la de muchas. Trabajé de mesera hasta la semana 32 de gestación, pasándolo no tan rico por varios motivos.

Luego vino el parto, al cual llegué simplemente en pelotas y siguiendo su guía: Un parto animal, natural, gozoso... en un HOSPITAL 💓 porque claro no tenía casa propia y con mi embarazo dejé mi departamento y me fui donde mi abuela (se imaginan el stress mutuo?) 🌷


Tomó teta hasta el año y 11 meses, de un día a otro la soltó, antes de los 2 años. Comenzó a ir a la sala cuna al primer año e iba todo el día hasta este año que llegó covid.


Ser mami de una niña en estos casi 4 años me ha quebrado, dolido, cuestionado y mostrado no solo ese milagro de la vida. Sino que el lado más humano y real.

Donde no hay perfecciones ni deberes. Donde hay cacas, fiebres, trabajar, llorar, pelear, pataletas, etcétera…


Donde también toca salir al mundo con una hija de la mano y como se dice en buen chileno “aperrando” porque somos varias! porque nos toca solas, o están solas sin una tribu y solo con su pareja, o porque simplemente ser mamá en lo real y concreto es tener que ir siempre hacia adelante y con los ojos bien abiertos. Y eso duele. A mi me toca sostener sin el papá, y es duro desde lo íntimo pero también desde lo social.

Cómo muchas mujeres que son madres, esas que estamos cuestionandonos siempre: habrá sido una buena elección? seré una buena mamá? ¿por qué no hice esto? o desde las frustraciones del ¡Me gustaría haberlo hecho así!


Mi maternidad me ha hecho entender que en este universo, no hay experiencias soñadas sino que reales. Que ninguna verdad es absoluta en términos de parto, crianza o lactancia. Que para ir desarrollando un vínculo real con tu hijx debes ser súper consciente de cuanto como persona evolucionas, que todas venimos de diferentes experiencias. Y que no hay ningún manual ni experta en ello, ya que cada forma de maternar es única. Tenemos que vivirlo, encarnarlo y sobretodo escuchar nuestra propia voz de que es lo mejor para ambxs.


Hoy escribo esto mientras mi hija está con su abuela, porque en este camino real de mi maternidad necesitamos espacio para abrazar desde el corazón y no por imposición. Porque hoy más que nunca entiendo que elegir ser madre es cambiar el ritmo y entender que para ello hay que aprender a vivir día a día con tu cría! Finalmente esa es la única verdad, la de tu hijx y tú. Aprendiendo mutuamente.


Ahí sí está la voz y la guía.


Y escribo esto para que sepas que nadie tiene una formula mágica, que no hay ninguna verdad absoluta en tu maternidad. Que no por lo que debería ser correcto te sientas menos. Ya eres Madre, bucea en ti... en tu interior! Ahí está todo lo que necesitas para ambxs.






66 vistas
mármol rosa

Tanto online como por whatsapp

Te responderé a la brevedad

sophiarojasestay.cl todos los derechos reservados 2020